4 septiembre 2014 · Artículos de interés

Un futuro incierto para los jóvenes argentinos

Foto: lavoz.com.ar |

Foto: lavoz.com.ar |

BUENOS AIRES – Si se trata de buscar en Argentina desafíos a largo plazo, la mirada debe estar puesta en la evolución del trabajo juvenil y, en particular en el de las mujeres. Actualmente, son los grupos más propensos al desempleo y a la precariedad laboral y dan cuenta de un futuro incierto respecto a la consolidación del mercado laboral.

 

Según un reciente informe del IERAL, los jóvenes ni-ni (no trabajan, ni estudian) de hogares pobres son los principales protagonistas del grupo inactivo. 

Jóvenes de 18 a 24 años que no estudian, no trabajan, ni buscan trabajo (en miles y en %) – Fuente: IERAL de Fundación Mediterránea sobre la base de EPH – INDEC

 

Asimismo, un trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Trabajo Decente y Juventud asegura que en la Argentina la posibilidad del desempleo se concentra marcadamente en la población de jóvenes. “La tendencia de los últimos años no muestra mejoras y exhibe una expectativa de la probabilidad de desempleo juvenil superior al 20%, más del doble que aquella observada en la población de adultos”, explica.

La incertidumbre frente a la fuente de trabajo es extrema en el caso de los jóvenes argentinos pues el rango de variación se acerca al 40%, mientras que en la población adulta, no superaría el 15%.

Asimismo, la OIT muestra que el desempleo juvenil tiene mayor incidencia en la población femenina y encuentra similares condiciones tanto en el sector formal como en el informal.