Valeria

Valeria vive en La Boca, con su madre Yolanda y sus dos hermanas, todas abanderadas y reconocidas por su dedicación al estudio. Al completar el secundario, Valeria se sentía partida en dos: necesitaba imperiosamente trabajar, pero también anhelaba seguir una carrera. A los 17, Valeria cursó Gastronomía en la Fundación Forge y luego consiguió un trabajo de seis horas en Café Martínez que le permite cursar y solventar una carrera. Ya pasaron dos años rendidores: está a punto de recibirse de técnica en laboratorio, toma clases en la Cruz Roja y hace las prácticas en el Hospital Ramos Mejía. Con su salario, Valeria se hace cargo de los impuestos de la casa y de necesidades familiares postergadas como reponer la heladera que ya no enfriaba. Y confiesa que cuando sobra algún dinero, suele caer en la irresistible tentación de comprar libros y revistas de divulgación científica.