Sheila

Sheila siempre se destacó por su obstinada vocación de ayudar a otros. Desde pequeña se sumó a causas que involucraran a los más necesitados. Si un amigo del barrio no tenía medios para festejar su cumpleaños, allí iba Sheila a organizarlo y a conseguir regalos mediante donaciones. Trabajó ad honorem durante mucho tiempo en Providencia – una ONG del barrio del Cerro – ayudando a chicos que necesitaban apoyo en sus estudios. Actualmente vive en ese barrio al que tanto ayudó, y se ha transformado en una verdadera líder comunitaria: le dicen “la consejera”. Será por eso que hoy, con 18 años y ya formada en Forge, sigue trabajando en Providencia – ahora como secretaria remunerada – y estudia Derecho en la universidad: “Voy a tener mi propio estudio jurídico, para seguir ayudando a todos, practicando los valores y la fe que la vida me ha dado”.