Matias

Forge y Matías se encontraron en el Liceo N° 10 de Montevideo. Como a muchos, le sorprendió que la capacitación de la fundación fuera enteramente gratuita y decidió inscribirse. Para Matías, lo más enriquecedor de su paso por Forge fue la formación humanística: le permitió entender el mundo laboral y acudir más seguro a las entrevistas. Pero un problema en un brazo lo obligó a postergar por un tiempo su ansiado ingreso a un puesto de trabajo. Quiso la suerte que, apenas recuperado, se presentara una vacante en la empresa Nuvo. Hoy, Matías es considerado por Nuvo como un empleado experimentado y se ocupa de capacitar al personal nuevo de su sección. También integra el equipo de voleibol del Club Banco República con el que lograron el ascenso a primera división, conquista que lo llena de un orgullo tan grande como el que siente por sus logros en el campo laboral.