19 mayo 2016 · Prensa

Talleres y seguimiento laboral ayudan a ninis a encontrar trabajo

Desarrollo de habilidades blandas, juegos de rol y acompañamiento en su inserción laboral son algunas fórmulas para apoyar a jóvenes que “ni estudian ni trabajan”, pero quieren hacerlo.

Mercurio, 19 de mayo de 2016 – “Los empleadores tienen miedo de contratar gente joven, porque creen que son desordenados, que no están ni ahí con el trabajo. Tienden a generalizar y la verdad es que hay gente como uno que busca trabajos estables para empezar a hacerse un camino”, dice Jorge Díaz (18 años).
“A veces a uno le toca lidiar con gente mayor o con experiencia, y como uno está empezando se pone nervioso, incómodo y no sabe cómo enfrentarse a ellos o tener una buena relación”, agrega Paulina Martínez, de la misma edad.
Jorge y Paulina salieron de cuarto medio en diciembre. En las estadísticas, son parte de los más de 580 mil chilenos de entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan. Los llamados ninis .
Ambos describen solo algunas de las razones que obstaculizan el paso desde la vida estudiantil a la laboral. Hay muchas otras: desde deserción escolar y conductas de riesgo hasta tener que hacerse cargo de las tareas del hogar, del cuidado de familiares o hijos, o el no contar con las redes necesarias para insertarse laboralmente.
“Por otra parte, las empresas tienen miedo de contratar jóvenes porque han tenido malas experiencias o les han durado poco; los chicos se muestran inseguros en la entrevista laboral, o les piden experiencia previa que no tienen al salir del colegio”, enumera Francisco Ruiz, director de Forge Chile, una organización suiza que desde 2015 busca facilitar la inserción laboral de jóvenes que finalizan sus estudios secundarios.
Pedro Goic, director nacional del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), destaca que “necesitamos el talento de esos jóvenes”. Para atraerlos, agrega, “se requiere que el sector público y el privado seamos capaces de acompañarlos en el proceso formativo de entrada al mercado del trabajo desarrollando programas especiales, y no dejar esta tarea solo a los colegios o institutos de formación”.
Ejemplos
Goic y Ruiz son parte de una delegación que comenzó ayer al “I Encuentro de Jóvenes de la Alianza del Pacífico: Fortaleciendo la Educación para la Empleabilidad Juvenil”, organizado en Lima por Nestlé Perú y la Alianza del Pacífico. En el evento mostrarán su experiencia 65 jóvenes que participaron en el programa +Capaz, del Sence, y cinco egresados de la primera generación de Forge.
Más Capaz ofrece capacitaciones de entre 180 y 400 horas en diversos oficios. Los cursos, señala Goic, incluyen el desarrollo de habilidades blandas, como trabajar en equipo, elaborar un CV o preparar la entrevista laboral.
El programa “Capacitación y Trabajo”, de Forge Chile, además de entregar capacitación técnica en Hotelería y como Asistente Comercial, enfatiza la preparación en habilidades blandas. “Hacemos mucho juego de rol para ensayar entrevistas de trabajo, enfrentar a un jefe complicado, desarrollar soltura al hablar o resolver un conflicto con compañeros de trabajo”, ejemplifica Claudia Vásquez, profesora de Asistente Comercial.
También aprenden habilidades de comunicación o cómo cuidar la huella que dejan en las redes sociales y que puede arruinar una postulación.
Ambos programas entregan además apoyo para la inserción en empresas y acompañamiento en sus primeros pasos laborales para enfrentar los principales desafíos.
Jorge y Paulina -ambos siguiendo el curso de Forge- dicen que hoy se sienten mucho más seguros. “Si hubiera tenido esta capacitación, dice Jorge, creo que habría conseguido el último trabajo al que postulé. En vez de quedarme esperando a que llamaran, ahora llamaría yo. Acá aprendí que uno también debe demostrar que está interesado”.