La colaboración intersectorial es clave para desarrollar el potencial de los jóvenes

Foto: planoinformativo.com |

Foto: planoinformativo.com |

De acuerdo a Mi Mundo, una encuesta global que busca identificar las prioridades de desarrollo más importantes a nivel global, una buena educación y mejores oportunidades de trabajo se encuentran entre las cinco principales prioridades para las personas de entre 16 y 31 años de edad.

Estos resultados no son sorprendentes dado el contexto global del empleo, especialmente en relación con el mercado de trabajo juvenil: 75 millones de jóvenes en todo el mundo están sin trabajo, lo que representa el 40% del total de desempleados a nivel mundial, según una estimación de la Organización Internacional del Trabajo. Si los jóvenes subempleados se incluyeran en la estimación general, el número se triplicaría.

Los jóvenes del mundo entero padecen altas tasas de desempleo y una calidad del trabajo en franco deterioro. Al mismo tiempo, las empresas enfrentan serias dificultades para incorporar futuros talentos.

Si bien existe un consenso general sobre la necesidad de tener una fuerza laboral joven que permita un mayor desarrollo económico y un cambio estructural a largo plazo, las preguntas fundamentales son: ¿qué habilidades se requieren para los trabajos del futuro, y cómo nos aseguramos de que los jóvenes sean entrenados en estas habilidades?

La única manera de proporcionar una solución completa a este problema fundamental es la colaboración intersectorial. Los responsables políticos, las instituciones académicas, la comunidad empresarial y otros actores clave necesitan trabajar juntos para impulsar el motor del crecimiento económico a futuro y para mejorar el bienestar social mediante una formación laboral que permita a los jóvenes prosperar en un mundo dinámico y globalmente competitivo.

Fuente: The Guardian