6 noviembre 2014 · Artículos de interés

México ocupa el quinto puesto de la OCDE en deserción escolar y desempleo

Foto: La Jornada Jalisco |

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó recientemente el informe Panorama de la Educación 2014. Vale la pena destacar tres grandes temas: 1) El porcentaje de jóvenes mexicanos que no trabaja ni estudia está entre los cinco más altos de la OCDE, sólo por debajo de Turquía, España, Italia y Chile. 2) Es mayor el porcentaje de la población entre 20 y 24 años que el de los jóvenes de entre 15 y 19 que no trabajan ni estudian. Y 3) Los ninis resultan ser en su mayoría “las” ninis.

Primero, en México 22 % de los jóvenes entre 15 y 29 años no estudia ni trabaja. México fue superado por Turquía, que obtuvo la primera posición en número de ninis, con 29.2%; España, que ocupó el segundo lugar, con 25.8 %; Italia, con 24.6 %; y Chile con 22.3 por ciento. El promedio de la OCDE es de 15 por ciento. Vale la pena destacar que el porcentaje de este grupo poblacional en México se redujo ligeramente del 2012 a la fecha en dos puntos porcentuales, pero aún estamos muy lejos del promedio de la organización.

Segundo, en México, el porcentaje de la población entre los 25 y 29 años que no estudia ni trabaja es de 27.1 %; el porcentaje entre 20 y 24 años es 23.6 %; y el de jóvenes entre 15 y 19 es de 17 por ciento.

Claramente, la fuga del sistema educativo comienza en su mayoría en la secundaria, la deserción continúa en la preparatoria y se sigue acumulando para la universidad. Además, los jóvenes que salen del sistema educativo no encuentran oportunidades de empleo. Finalmente, nuestra nación se encuentra rezagada respecto del resto de los países miembros de la OCDE, en términos de porcentaje de la población con bachillerato y con educación superior.

Tercero, la mayoría de la población nini está compuesta por mujeres. De acuerdo con la OCDE, este grupo poblacional tiene una probabilidad tres veces mayor de estar en este grupo en relación con la probabilidad que tienen los hombres y más de cuatro veces en comparación con varones de entre 25 y 29 años. ¿Por qué? Una hipótesis es que esta disparidad está relacionada con que las jóvenes deciden a muy temprana edad formar una familia y dedicarse al hogar, en lugar de seguir en la escuela o trabajar. No por nada México ocupa el noveno lugar en matrimonio infantil en el mundo.