18 febrero 2015 · Artículos de interés

Los jóvenes uruguayos con menos recursos tienen altas tasas de deserción académica

Autor: Nicolas Alejandro Street Photography - Fuente: Flickr |

Foto: Nicolas Alejandro Street Photography – Flickr |

De acuerdo a los datos arrojados por el “Anuario Estadístico de Educación 2013”, documento diseñado y publicado recientemente por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) de Uruguay, todavía persiste una alta deserción de los jóvenes que se alejan del sistema educativo formal inmediatamente después de culminar los estudios primarios.

En cuanto a la relación acceso a la educación – ingresos, se pudo comprobar que a partir de los 13 años, cuanto menos ingresos tienen los jóvenes, menor es el nivel educativo alcanzado. Sólo un 9.4% de los estudiantes que pertenece a familias de bajos recursos continúa estudiando al llegar a los 22 años. En contrapartida, el 61.8% de los jóvenes de clase alta se encuentra estudiando pasadas las dos décadas.

El punto más alto de asistencia se da a los 8 años, donde el 100% de los niños sin importar su condición social asiste a un centro educativo. Sin embargo, una vez que pasan al liceo los cambios en los números son notorios.

A los 13 años el total de los jóvenes de buen pasar continúan con sus estudios, mientras que entre los que menos recursos tienen la cifra baja a 92.1%. A medida que pasan los años aumenta la brecha y a los 17 años sólo estudia un 96,2% de quienes pertenecen a altos sectores sociales y un 54% de los jóvenes en menores condiciones económicas.

A partir de los 18 años las diferencias son cada vez más grandes, aumentando de forma sistemática la deserción.