5 octubre 2014 · Prensa

[Tiempo Argentino] “El marketing, detrás de los millennials” por Pablo Mazzini

Imagen: Tiempo Argentino |

Imagen: Tiempo Argentino |

El marketing, detrás de los millennials
Pablo Mazzini*

La masividad de las redes sociales está generando en el mundo del marketing un cambio de paradigma al que muchos publicistas y anunciantes aún hoy se siguen resistiendo. Quizás porque se sentían cómodos con la estructura publicitaria que el siglo pasado proponía: se pensaba una idea base para un comercial de TV, y luego se adaptaban piezas de gráfica, vía pública o algún otro soporte para la acción.

Pero el siglo XXI está proponiendo un cambio en las pautas de consumo de los usuarios y seguir invirtiendo en campañas publicitarias con anuncios que nuestro público objetivo no va a ver, no es un buen negocio.

Los contenidos on demand en televisión, la incorporación como una parte más del cuerpo humano de los smartphones y la instantaneidad que redes sociales como Twitter e Instagram brindan a los usuarios de hoy el nuevo paradigma al que las empresas deben adaptarse.

Esta tendencia se ve muy fuerte en los que nacieron a finales del siglo pasado, crecieron en este siglo e incorporaron las herramientas digitales con gran naturalidad. A ellos se los llama Millennials. Son los que no escuchan radio AM, sino Spotify; los que no compran un diario, sino que se enteran por Twitter, y los que anoche no estuvieron esperando que sean las 22 para ver la tele, sino que buscaron su serie o programa favorito en alguna plataforma de video gratis, en el momento que quisieron.

Para este segmento, Twitter hace dos años viene facturando millones de pesos en la Argentina con su plataforma de anuncios para empresas, Spotify tardó un poco más en llegar pero también ha comenzado a facturar desde 2013. Y el último que faltaba arribar es Instagram, aunque todo hace pensar que en 2015 los anunciantes ya podrán volcarse a su plataforma de avisos.

Las empresas y agencias de publicidad que se adapten a estos nuevos canales de comunicación, les será más sencillo estar en la cabeza de sus clientes. Las que no, seguirán comunicando como se hacía en los ’90, aunque sus clientes ya hayan entrado al siglo XXI.

Pablo Mazzini @monomazzini

* Pablo Mazzini es Docente de Marketing Digital en Capacitarte UBA y Fundación Forge.