26 agosto 2015 · Forge Noticias

Cuando la solidaridad es el motor, grandes cosas suceden

Por el triste panorama que dejaron las inundaciones de barrios de Pilar y Escobar, el equipo de coordinadores y el staff de Fondation Forge se unieron para ayudar a los damnificados. Rápidamente, los alumnos se sumaron a esta movida solidaria y juntos comenzaron una gran cadena de ayuda.

Fuente: Forge

Fuente: Forge

 

Buenos Aires, agosto de 2015. La campaña que se llevó a cabo desde Fondation Forge consistió en la recaudación de alimentos, ropa, calzado, pañales y artículos de limpieza. El gran aporte de los alumnos de Fondation Forge logró que la campaña se viralizara a tal punto que la fundación estaba desbordada de donaciones. Se armaron equipos para clasificar lo que se donó dividiéndose por sectores: niños, damas, caballeros, calzado, alimentos, limpieza, reparación de prendas rotas. Se armaron planillas de Excel con el stock, y se dejó todo embolsado y con sus respectivos rótulos, para ser entregado.

IMG-20150819-WA0004

Forge

Los colaboradores de esta campaña decidieron sumarse a los que ya estaban trabajando con los damnificados y se canalizaron las donaciones a través de Cáritas de Pilar, la Capilla San Francisco de Carabaza, la capilla de Barrio Río Lujan en Manzanares, a través de la familia Cabrera en el Barrio San Luis de Escobar y en el merendero Un Sueño para los Niños del barrio El Arco de Benavidez.

Forge

Forge

Desde Fondation Forge se agradece la activa colaboración de alumnos y egresados de la fundación, a todo el staff y equipo de capacitadores. También se agradece a SC Johnson por la donación de productos de limpieza, al Hotel Dolmen por la donación toallas, toallones, jabones, al colegio Tarbut de Olivos.

 

Una pequeña historia de una gran persona

Entre tanto trabajo, Fondation Forge se encontró con Cristhian y su mamá. Viven en Garín a una cuadra de la calle principal, pero a su casa no se puede llegar en auto porque al costado pasa un arroyo que dejó todo hecho un barrial intransitable.

La mamá de Cristhian, mujer de gran corazón,  contó emocionada que ella vendía ropa en una feria americana y que cuando consiguió un trabajo mejor, embolsó todo y decidió donarlo a los damnificados. Con su trabajo, limpia una casa en San Isidro durante la semana y vuelve a su casa los fines de semana, y el de Cristhian, que entró en Legacy, pueden vivir mejor.

No fue sólo eso lo que donó, sino que también dio $1000 que había juntado para hacer una pieza de material y que finalmente desistió porque piensa que con su situación actual podrán mudarse.