21 noviembre 2014 · Artículos de interés

Consenso entre analistas sobre el alto porcentaje de jóvenes argentinos sin estudio ni trabajo

Foto: Vanguardia |

En la Argentina, por estos días se conocieron informes elaborados por distintas consultoras, en base a datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que advierten que entre el 10 y 15 por ciento de la población juvenil argentina no estudia ni trabaja.

Según la consultora Poliarquía, entre 2003 y 2012 la cantidad de jóvenes de 15 a 24 años que no cursaban estudios ni tenían ocupación formal aumentó de 8 a 10 por ciento, a pesar de la mejora en los indicadores económicos y el aumento del presupuesto para educación, en ese mismo período. A partir de datos proporcionados por la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, esta consultora estimó que el año pasado más de 650.000 jóvenes no estudiaba, no trabajaban ni buscaban empleo, y observó que el problema afectaba en mayor medida a chicos y chicas de los sectores de más bajos ingresos. Al analizar el 25 por ciento de la población que menos gana, se halló que la proporción de jóvenes de 15 a 24 años que no estudian no trabajan ni buscan trabajo es de 15 por ciento, lo que representa un incremento de casi cuatro puntos si se compara con los registros del año 2003, según Poliarquía.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), en tanto, señala en un trabajo que en el tercer trimestre de 2012 había en la Argentina 850.000 jóvenes que no estudian ni trabajan, esto es, el 13,2 por ciento de los que están en la franja que va desde los 15 a los 24 años. Para este informe se tuvo en cuenta la Encuesta Anual de Hogares Urbanos (EAHU) del Indec, que, a diferencia de la Encuesta Permanente de Hogares, no toma en cuenta sólo las principales ciudades del país, sino también los aglomerados urbanos del interior.

El trabajo sobre el mismo tema que realizó el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina (Ieral) que responde a la Fundación Mediterránea, abordó el problema pero analizando lo que sucede en la franja de jóvenes que tienen entre 18 y 24 años. El estudio reveló que en el último trimestre del año pasado el 15,3 por ciento de los jóvenes en ese rango no estudiaban ni buscaban trabajo, esto es 745.000 personas. Coincide con Poliarquía en que pese a la expansión económica, la proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan se incrementó en los últimos años pasando de un 13,1 por ciento en el año 2003 al 15,3 por ciento en 2012. Por otra parte, el informe del Ieral afirma, además, que el año pasado los argentinos en esta situación representaban el 14,2 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 29 años, es decir una tasa mayor al 7,2 por ciento promedio de los países europeos en 2010 y al 12,8 por ciento de Brasil, y sólo superado por el 20,4 por ciento de México.

Según la Encuesta de la Deuda Social Argentina que elabora la Universidad Católica Argentina, el año pasado el porcentaje de jóvenes, de entre 18 y 24 años, que no estudiaba ni tenía ocupación llegó al 17,4 por ciento, mientras que en el segmento socioeconómico más bajo de la población, esa cifra trepó casi al 30 por ciento de los jóvenes de la misma franja etaria.

 

Conclusiones

Para los economistas del Ieral una de las causas de este problema es que el sector privado generó muy pocos empleos en los últimos años, lo que desalienta la búsqueda de trabajo. Para sus pares de Idesa, en tanto, el fenómeno se explica en parte en el aumento de los costos para contratar y despedir empleados lo que hace que las empresas sean cada vez más selectivas a la hora de contratar personal.

Es necesario elaborar nuevas estrategias para evitar que los jóvenes queden excluidos del mercado laboral o sin posibilidades de avanzar en sus estudios. En ambos casos, la educación juega un papel fundamental, y también todos los esfuerzos que se hagan para vincular la formación con el mundo del trabajo serán siempre bienvenidos.